La arrepentida

martes, 4 de agosto de 2015 - Publicado por Tere MGomez
Ya hace un año de mi último intento de escribir aquí. Ya hace un año que olvidé escribir, y escribirme.

Tengo un golpe de nostalgia e iniciativa que me hacen escribir esto, ahora, cuando tengo mis pies fríos y debería alistarme para ir a mi servicio social mañana temprano. Pero no importa, ahora no quiero más, sólo esto, mis letras.

Leí mis últimas dos entradas y me parecieron bofos, con demasiados puntos y comas, y con mi ser impregnado en ellos. Creo que nunca podré aceptar que tuve una antes a mí, miles de yo detrás, mi eterna sombra.

 ¿Cómo soportan los escritores leerse y aguantar esa tentación de modificar lo escrito? ¡Es una tortura! Porque editarlo, mejorarlo, es un sacrilegio. No puedes modificar lo que fuiste, porque ya no serías. ¿Y entonces qué?
Te pierdes

Por eso me he esforzado por dejar intactas a mis antiguas entradas, con todo y mis falsas promesas y mis ya sentimientos muertos. Porque sin aquella chica de sueños volátiles no sería hoy esta chica de sueños volátiles.

Por eso me he esforzado por ser constante en esto que un día dije, amaba. La escritura.

Y si vuelvo a fallar, por favor, no regresen.